Rosa

Publicado en Relato corto

A veces la gente se casa. Yo no lo entiendo del todo, pero el hecho es que hay bodas. Y a cierta edad, ya hay al menos cada año un amigo que se casa. En mi caso, este año ya he ido a tres bodas. En verano. Así que mis vacaciones soñadas viajando lejos de aquí tendrán que esperar.

De las tres, una, sin duda, la recordaré siempre. Y no, ya lo anticipo, no es por eso de que “de una boda sale otra” y me haya pasado a mí.

Se casaba un amigo, Álvaro, compañero de trabajo y una persona excelente, con su novia polaca en Logroño. La boda, como todas las bodas buenas, se puede resumir en la manida frase “muy bonita, la comida abundante y la novia muy sencilla” (añadiendo “y los polacos muy majos, aunque ¡hay que ver cómo beben!”).

El caso es que aparte de al novio y un par más de compañeros que acudieron (con sus respectivas), no parecía conocer a nadie más. Así, al primer vistazo al entrar en la iglesia, no reconocí a nadie que no fueran los mencionados antes. No es que hubiera muchos invitados, pero sí los suficientes como para no poder ver bien a todos los presentes. Bueno, la ceremonia bien y, al salir, coche y al hotel donde sería la comida.

Sigue leyendo

Primavera mortecina

Publicado en Relato corto

Ha salido a pasear. Necesitaba respirar, huir de las cada vez más pequeñas paredes de su casa que parecían haber encogido a medida que caía la noche.

Ha salido a pasear o tal vez a escapar. La temperatura baja como baja la luz y las sombras crecen tanto en las esquinas de la calle como dentro de ella. Se lleva tras la oreja una y otra vez un mechón de pelo que le cae sobre la cara cada unos pocos pasos, cuando la brisa lo mueve. Repite el gesto incluso cuando no hay mechón, tal vez sólo por acariciarse la cara con la tela de la manga que estira tratando de no enfriarse mientras con el otro brazo se protege el pecho. O tal vez intenta secarse las lágrimas que han corrido por su cara desde que pisó la calle. Rumia la uña de su pulgar y trata que su aliento le caliente la mano. Cierra en su puño la rebeca y la aprieta contra su cuerpo.

Sigue leyendo